Con tan solo 7 semanas, este bebe murió por un detalle que nadie hubiese descubierto, esto no puede volver a ocurrir…!

Cuando tienes un hijo recién nacido lo ves tan delicado y frágil que siempre sientes la necesidad de tratarlo con extrema precaución.

Y como sabes, duermen un montón, por lo que pasará unas 15 horas al día acostado en su cuna. Por lo tanto, esperas que esta sea lo más segura posible. Esther Roseman pensaba que su hija Grace estaba segura en la suya. Pero no era así.

Esta madre británica puso a su hija de solo 7 semanas a dormir en una cuna que ella pensaba que era totalmente segura.

La cuna está diseñada para ser colocada al lado de una cama, con una parte parcialmente bajada para que las madres y los bebés sientan que están durmiendo uno al lado del otro. Y este detalle fue el que le costó la vida a Grace.

La pequeñina se dio la vuelta y su cabeza se salió por la parte bajada, de forma que su peso cayó sobre su tráquea, que fue aplastada. Cuando su madre fue a verla, 90 minutos después de acostarla, ya estaba sin vida.

Así fue como, con 7 semanas, murió por asfixia. “Tras la trágica muerte de Grace, yo, como madre, me sentía torturada por no tener la oportunidad de acabar con mi vida porque no podía ser así de egoísta con mi familia”, cuenta Esther, emocionada.

Leer MAS Cuando los forenses dictaminaron la causa de la muerte, Esther se preocupó por otras familias que pudieran tener el mismo modelo de cuna.

“Al principio sentí algo de compasión por los fabricantes, ya que pensaba que ellos estarían también arrepentidos y devastados. Pero por desgracia, ellos no parecen creer que el diseño de la cuna sea la causa de la muerte de Grace”, afirma Esther

Y, de hecho, aunque ese modelo de cuna fue prohibido en Estados Unidos y Canadá, no lo estaba en el Reino Unido. Aun así, la empresa modificó su diseño y hasta puso a la venta un kit para que los usuarios del modelo antiguo pudieran modificar-lo, por lo que el modelo que le costó la vida a Grace ya no está en el mercado. Sin embargo, Esther sigue preocupada por las ventas de segunda mano, ya que estas no están controladas y podrían volver a causar una tragedia

En todo caso, siempre hay que consultar con detenimiento los manuales de instrucciones y de seguridad. Como ves, con los bebés el mínimo descuido puede acabar siendo fatal. Hagamos que la historia de Grace se difunda lo máximo posible para que todos aprendamos esta lección antes de que sea tarde: Nunca se puede tener suficiente cuidado con una criatura que depende al 100 % de ti para su existencia.

Comentarios