Desde el momento de su nacimiento, la pequeña hija de Zhang Liyong ha sufrido de un trastorno en la sangre

Desde el momento de su nacimiento, la pequeña hija de Zhang Liyong ha sufrido de un trastorno en la sangre que afecta su salud. Un sin fin de tratamientos y transfusiones después la salud de la niña no ha mejorado.

Es por ello, y porque la familia no puede continuar costeando más tratamientos para su pequeña debido a su desafortunada condición económica, que este padre ha decidido demostrarle su amor a su hija de una manera increíble.

Cada día, desde hace dos años, lleva a la niña a jugar a una tumba que ha cavado para ella para que se familiarice con el entorno que le espera y para que aprenda aceptar la muerte que parece inminente ahora que el tratamiento médico ha cesado.

La niña sufre de talasemia, un trastorno hereditario que requiere transfusiones sanguíneas de por vida. Su familia ha gastado ya 100 000 yuanes (+14 000 USD) y no puede seguir cubriendo los gastos; todos sus esfuerzos se van ahora en pagar deudas y la gente no quiere seguir ayudándolos.

El hecho de llevar a la niña a la tumba ha servido también al resto de la familia a aceptar que llegará el día en que la presencia de su hermosa pequeña no será más que un recuerdo, el día en que ella se irá para siempre.

¿Qué opinas de este padre y su peculiar manera de preparar a la familia para lo peor? ¿Crees qué es la manera correcta?

Déjanos tus opiniones en los comentarios.

Comentarios